fotoAleph
                           centro de documentación fotográfica y visual
 
Principal > Exposiciones Colecciones Galería Pintura Autores Compra Preguntas Enlaces
 
  
  LADAKH. El pequeño Tibet
  Fotografías: Rafael Bastante Casado y Silvia Sánchez Carretón
LADAKH. El pequeño Tibet   
   En la vertiente occidental de los Himalayas, en una región inhóspita y anclada en el tiempo, se ubica Ladakh, refugio de la cultura tibetano-budista, todavía en pugna por su identidad cultural. Hogar de decenas de monasterios, muchos de ellos perdidos en las montañas, Ladakh es una región que requiere mucho tiempo para ser explorada y conocer su cultura, que posee rincones prácticamente desconocidos para el hombre, valles que se ocultan entre las montañas, y aldeas cuyos habitantes conservan las mismas costumbres desde hace cientos de años.
   Hasta allí han llegado Rafael Bastante Casado y Silvia Sánchez Carretón, que en julio de 2005 emprendieron una vuelta al mundo en furgoneta, dentro del proyecto Aunmaslejos. Y desde allí nos ofrecen –a fin de que podamos compartir algunas de sus experiencias– un muestrario de imágenes de este recóndito y sugestivo país, que tenemos el honor de exponer en fotoAleph.
Indices de fotos
Indice 1
Indice 2
Indice 3
Indice de textos
Geografía
Breve historia de Ladakh
Cultura y religión
Monasterios de Ladakh
Otras exposiciones de Rafael Bastante en fotoAleph
BAJANDO AL INFIERNO. Volcanes de Indonesia
RECUERDOS DEL PASADO. La herencia colonial en Asia
EL SULTANATO DE OMAN
  


 
  
   Vi una pequeña esfera tornasolada, de casi intolerable fulgor. Al principio la creí giratoria; luego comprendí que ese movimiento era una ilusión producida por los vertiginosos espectáculos que encerraba. El diámetro del Aleph sería de dos o tres centímetros, pero el espacio cósmico estaba ahí, sin disminución de tamaño.
   Vi el populoso mar, vi el alba y la tarde, vi las muchedumbres de América, vi una plateada telaraña en el centro de una negra pirámide, vi un laberinto roto...

                                                                             (Jorge Luis Borges, extractos de El Aleph)




   Vi un lejano país suspendido en el espacio y en el tiempo, que se llamaba Ladakh.
   En las faldas del Himalaya, aislada a más de tres mil metros de altura, era una tierra montañosa e inhóspita visitada por muy pocos viajeros.
   El Aleph guió mis ojos hasta allí, y pude ver sus gentes, sus pueblos y sus costumbres, que databan de siglos.
   Vi monasterios budistas habitados por monjes y neófitos, vi chortens, mandalas, molinos de oración, máscaras de los demonios de la mente, estatuas de mil Budas.
   Y comprendí que aquel paraje era el último refugio de la cultura tibetano-budista. Y de ahí que le llamaran "el pequeño Tibet".
  
  

 
  
Geografía
 
   Por su orografía, Ladakh es una región dura y árida, con una altitud media que supera con creces los 3.500 m, formando parte del altiplano tibetano, y haciendo de ella la región habitada más elevada del mundo. Las dos carreteras más altas del planeta, con puertos de más de 5.000 m (foto 01), recorren parte de la región. De hecho, Ladakh significa "La tierra de los muchos pasos de montaña". 
   El acceso a esta región, situada en el extremo más septentrional de la India, pero disputada también por Pakistán y China, es complicado. Quizá la vía más rápida es volar de Delhi a Leh, aunque habrá que cuidarse del mal de altura. Otro posible acceso es a través de Jammu - Cachemira, recorriendo la carretera que une Srinagar con Leh; pero, debido a la inestabilidad política de la zona, no es muy aconsejable. La otra posibilidad es tomar un autobús desde Manali, que tardará varios días en llegar, teniendo que superar tres puertos de 5.000 m por unas carreteras que en ocasiones resultan casi impracticables y en las que es habitual encontrarse vehículos que han sufrido algún accidente (foto 02). El acceso por el noroeste y el sureste está cerrado por el Himalaya, mientras que por el norte la cordillera del Karakorum se encarga de cerrar el paso. El Saser Kangri, situado entre los ríos Shayok y Nubra, es la cota máxima de Ladakh, con 7.023 m. 
   Ladakh comprende cinco valles principales: Dras, Suru, Zanskar, Indo y Nubra. El Himalaya forma una barrera natural ante el monzón. Esta característica otorga a los paisajes una aridez sobrecogedora (fotos 03, 04 y 05), con excepción de los fértiles valles en donde se congregan las poblaciones (fotos 06 y 07). Los ríos que recorren la región son tributarios del gran e impetuoso Indo. Sus aguas irrigan los campos y hacen de la agricultura el principal recurso económico de la población.
  
 

 
Indice de textos
  


 
 
Breve historia de Ladakh
  
   Los primeros habitantes de Ladakh fueron los nómadas Kompas, que llegaron con sus rebaños de yaks hasta los altos pastos de la región; pero los primeros asentamientos fueron creados por los Mons, peregrinos budistas que atravesaban Ladakh en su camino desde India hacia el sagrado monte Kailas del Tibet. Durante muchos siglos Ladakh fue tierra de paso para las caravanas provenientes de China, en su camino a Cachemira y Jotan, conectando con la Ruta de la Seda. Comerciantes de todos los lugares atravesaban la región, bautizándola de múltiples modos: Bla Dwags, "La tierra de los lamas", Ja Chen Pa, "Tierra de nieve", Mnah-ris Bskor-gsum, "Pequeño Tibet", etc.
    En el siglo IX d C, la influencia de Ladakh se extendió más allá del valle del Indo y durante esta época muchos fuertes y palacios, incluido el de Shey, fueron construidos.
    A finales del siglo XIV d C, un peregrino tibetano, Tsong-Khapa, introdujo en Ladakh la orden budista Gelukpa, encabezada por el Dalai Lama, que se extendió rápidamente, fundando importantes gompas como Spituk y Rizong.
    En el año 1531 la armada musulmana Balti-Cachemir lanzó varios ataques contra Ladakh, que acabó cayendo en manos de Ali Mir de Baltistán, aunque poco después, bajo el reinado de Singge Namgyal (1570-1642), Ladakh floreció de nuevo. El reino de este monarca se extendía desde el valle de Spiti y el Tibet occidental hasta el monte Kailas. Fue entonces cuando Leh pasó a ser la capital del reino y hogar del monarca, que construiría un palacio sobre una colina que aún hoy en día domina toda la ciudad. La ciudad se convertiría en paso obligatorio de una importante ruta comercial que unía el Punjab con Asia central y que comerciaba con textiles, especias, seda, alfombras o tintes (foto 08). La actual carretera de 434 km que une Srinagar (capital de Cachemira) con Leh está construida sobre esa ruta comercial.
   En Ladakh y Tibet occidental se comenzó a producir la fina lana de Pashmina (más conocida en la actualidad como 'cachemira'). Este material era transportado cuidadosamente de Leh a Srinagar, donde era tejido magistralmente, alcanzando prestigio por su suavidad y calidez, convirtiéndose en un lucrativo negocio. Irónicamente, este hecho supondría el fin de la independencia ladaki. El maharaja de Cachemira, Gulab Singh, llevado por su codicia, ordenó en 1834 a su general Zorawar Singh invadir Ladakh, prologando una guerra que se alargaría una década, hasta que el Imperio Británico apareció en 1846, anexionando Ladakh y Baltistán a la región de Jammu-Cachemira. Un siglo más tarde, coincidiendo con la independencia y partición de India, Baltistán pasó a formar parte de la recién creada nación de Pakistán, mientras que Ladakh continuó anexionada a Jammu-Cachemira.
   Unos años más tarde Ladakh se encontraba de nuevo en el ojo del huracán. El gobierno pakistaní invadió parte de su territorio, mientras el gobierno comunista de Mao Zedong invadía el Tibet y también parte de Ladakh. El Tibet capituló en mayo de 1951 y los budistas lamaístas de Ladakh acogieron a numerosos tibetanos, que sufrieron un penoso éxodo a través del Himalaya. En la actualidad siguen habitando en la región y continúan en lucha por su independencia cultural y territorial (foto 09). Por otro lado, el gobierno de Cachemira intentaba introducir el Islam en la región. Todos estos motivos forzaron al gobierno indio a enviar un gran contingente militar a la zona, que aún es notable.
   Entre los años 1962 y 1974, la Guerra India-China, provocada por la delimitación de fronteras, afectó directamente a Ladakh. Se prohibió toda visita extranjera hasta 1974, año en el que Ladakh abrió de nuevo sus puertas al turismo. 
   En la actualidad Ladakh continúa formando parte de la región india de Jammu-Cachemira, aunque en 1995 se le concedió cierta autonomía. La zona  permanece en litigio con la vecina Pakistán, por lo que las fronteras no están definidas.
  
 

 
Indice de textos
  


 
  
Cultura y religión
  
   La población ladaki (foto 10) profesa el culto budista tibetano (lamaísmo). Por lo tanto son seguidores del Dalai-Lama, aunque en el sur y el oeste hay un predominio musulmán chií, introducido en el siglo XIV d C gracias a los esfuerzos de Amir Sayyid Alí Hamdani. Algunos sectores de la comunidad musulmana practican la poligamia, mientras que la poliandria perdura entre los budistas, pese a ser oficialmente ilegal. En la capital, Leh, un 40% de la población es musulmana cachemir y tiene en sus manos la mayoría del comercio. Por otro lado, la iglesia cristiana morava, que se estableció en 1885, cuenta con una mínima pero muy influyente presencia, representando a la aristocracia de Ladakh.
Ladakh   La lengua de Ladakh es el ladaki, un dialecto del tibetano, escrito en lengua Devanagari. Las tribus nómadas minoritarias de los Dukpas de Da-hanu y los Brokpas de Dras hablan además dialectos dardos. La cultura secular es transmitida mediante tradición oral, rica en literatura, canciones y poemas, así como en versiones de la Saga de Kesar, la epopeya nacional tibetana que explica la creación del mundo.
   Los festivales, bazares, el tiro con arco y el polo son los acontecimientos sociales con más influencia en Ladakh, y un buen momento para saborear la cerveza local, llamada Chang. En cada pueblo suele haber un campo de polo y los campeonatos de tiro con arco son habituales, sobre todo en verano. Muchos de los festivales son organizados por los monasterios, al igual que los bazares, siendo el más importante el Festival de las Danzas de Hemis, que celebra el triunfo del bien sobre el mal, y en el que la población ladaki comercia con productos provenientes de toda la región.
   Casi todas las corrientes del budismo están presentes en Ladakh. La orden Kagyupa es una de ellas. Esta orden, basada en los preceptos de Tilopa y Naropa, se extendería hasta el Tibet por mediación de Marpa a finales del siglo XI d C. Un discípulo de Marpa, Gampopa, fundó una nueva escuela que se dividiría en ocho subórdenes a finales del siglo XII d C. Dos de estas órdenes están presentes en Ladakh: la Drigungpa y la Drugpa. Esta última gestiona, entre otros, el monasterio más importante de Ladakh: Hemis. Todas estas órdenes pueden diferenciarse por el color rojo de los bonetes, mientras que la orden Gelukpa usa bonetes amarillos. Esta última orden llegó a Ladakh en el siglo XIV d C, fundando los monasterios de Spituk y Rizong, para posteriormente asumir la gestión de Likir y Thikse, anteriormente unidos a la orden Kadampa. Actualmente es la orden con más presencia en Ladakh.
   Los monasterios tienen un papel básico en la vida social, docente y religiosa de Ladakh. En muchos pueblos los campos de cultivo son controlados por los monasterios. Las familias acostumbran a enviar a uno de sus hijos a unirse al sacerdocio budista (foto 11). Además de suponer un orgullo, también se aseguran una educación y un sustento, importante para muchas economías precarias.
   Los votos de monje no se pueden tomar hasta los 20 años. Hasta ese momento los novicios asistirán a clases de filosofía budista, artesanía, lengua, física, química y medicina (basada en el conocimiento de las plantas). Será el propio novicio el que, bajo ningún tipo de coerción, decida si continúa en la orden o la abandona. Si decide continuar, entrará en una vida dedicada a las enseñanzas de Buda, una vida basada en tres votos principales, castidad, pobreza y respeto a cualquier forma de vida, estudiando y trabajando, alcanzando el conocimiento de la mente y sus trampas, pudiendo llegar a ser maestro o lama (fotos 12 y 13), encargado de servir de guía espiritual, de educar a los novicios, y de preparar medicinas.
  
 

 
Indice de textos
  


 
  
Monasterios de Ladakh
 
   Sería una tarea muy difícil enumerar todos los monasterios que se erigen en Ladakh. Algunos se encuentran en lugares tan remotos, que para llegar se necesitan varios días de marcha, en los que se tendría que ascender a más de 4.500 m de altura.Ladakh En todas las poblaciones se encuentran monasterios o gompas, que en muchas ocasiones gestionan los campos de cultivo.
   Se acoge a los monjes en alojamientos austeros que se distribuyen en distintas zonas de los monasterios. Los monjes se reúnen en la sala de estudios y oraciones donde se celebran las Pujas, el equivalente a la liturgia cristiana. Todo el monasterio forma un conjunto cargado de simbología, cuya finalidad es abrirse paso hacia el Nirvana, el desprendimiento de la influencia del ego y de nuestros limitados sentidos. Esta simbología budista comprende un complejo e ilimitado universo, pero en la mayoría de los monasterios se pueden encontrar elementos comunes, algunos de los cuales se describen en los siguientes apartados.
 
  
Chorten
 
   Los chorten (palabra de origen tibetano), también conocidos como estupas, se encuentran diseminados en todos los países budistas del Himalaya. Tuvieron la finalidad original de acoger los cuerpos de santos o reyes, aunque existen otras razones para su construcción, como conmemorar lugares sagrados o señalizar las rutas de peregrinaje. 
   Todos los chorten (fotos 14, 15 y 16) poseen unas características comunes. La base cuadrada simboliza los cuatro puntos cardinales de la tierra. La cúpula sobre la base representa al agua. Sobre ella, una espiral cónica de trece parasoles define al fuego. En la parte superior, la luna en cuarto menguante representa el aire; y el círculo solar sobre ella, el espacio. En muchas ocasiones el interior de un chorten alberga armas, monedas y objetos religiosos, así como reliquias de grandes maestros o lamas; de ahí que muchas veces estén expuestos a saqueos.  A la hora de rodear un chorten siempre hay que hacerlo en el sentido de las agujas del reloj.
 
  
Muros de Mani
 
   Alrededor de los chorten y también en las paredes exteriores de los monasterios es muy común encontrarse con los Muros de Mani, (foto 17), piedras amontonadas que llevan tallada la inscripción "Om Mani Padme Um", la oración que los budistas repiten a lo largo del día y que se traduce como “saludos, talismán de la flor de loto”.
  
Indice de textos
 
 
Molinos de Oración
 
   En todos los monasterios aparecen los molinos o ruedas de oración (Dharmachakra, foto 18), que representan las enseñanzas de Buda. Cuenta la leyenda que cuando Buda alcanzó la iluminación, el Dios Bhrama se presentó ante él, le dio una de estas ruedas y le pidió que enseñara lo que había aprendido.
   Se pueden encontrar de todos los tamaños y colores, y también existen ruedas que portan los monjes o creyentes, y que giran sin cesar: cada vuelta que da lanza una plegaria. A la hora de hacer girar una de estas ruedas siempre hay que hacerlo en el sentido de las agujas del reloj.
 
  
Banderas devocionales
 
   Colgadas de chorten en chorten, custodiando los pasos de montaña, cubriendo los monasterios, siempre en movimiento al capricho del viento, y en muchas ocasiones amontonadas de año en año, se encuentran las banderas devocionales (foto 19), llamadas Lhungsta, "caballos de viento", que esparcen los sagrados mantras, en sánscrito “instrumentos de pensamiento”. Estas banderas simbolizan la victoria de las enseñanzas de Buda sobre la muerte y la ignorancia. 
 
  
Frescos, murales y pinturas
 
   Todos los monasterios budistas en Ladakh tienen las paredes cubiertas de frescos, en mejor o peor estado de conservación. La variedad de estos frescos es enorme pero todos y cada uno de ellos están cargados de significado.
Ladakh   Los cuatro reyes guardianes, en sánscrito Lokapala, son los protectores de los cuatro puntos cardinales y se encuentran a la entrada de la mayoría de los templos. Son representados con armadura y ropa de guerrero:
 
   Dhritarashtra: El rey del este, suele representarse con el rostro pintado de blanco y tocando un laúd (foto derecha).
   Virudhaka: El rey del sur, suele representarse con el rostro pintado de azul y portando una espada (foto 20).
   Virupaksha: El rey del oeste, suele representarse con el rostro pintado de rojo, mientras porta una pequeña estupa en su mano derecha y una serpiente en la izquierda.
   Vaishravana: El rey del norte, suele representarse con el rostro pintado de amarillo, llevando en su mano derecha un símbolo de victoria y en la izquierda un hurón que vomita joyas.
 
   Un curioso fresco que encontramos en algunos monasterios muestra a un elefante con un mono sobre su lomo, el mono a su vez tiene encima un burro y este último sustenta a un pájaro (foto 21). Este mural representa la importancia de la amistad.
  
  
Mandalas
  
   Los mandalas (fotos 22 y 23) son otros de los elementos más significativos que nos podemos encontrar en los monasterios, y además constituyen uno de los símbolos más importantes del budismo.
   Un mandala, o círculo, como se traduce en sánscrito, es un diagrama del cosmos representado en forma circular, que encierra en el centro la vacuidad, la esencia de la filosofía budista. Los mandalas son utilizados como instrumentos de meditación, y los monjes, tras conocer mediante el estudio el simbolismo de las imágenes, mientras meditan, fijan su mirada en él, intentando comprender su forma y los diferentes estados que están representados. El objetivo final consiste en descubrir esta vacuidad en el fondo de su propia mente, liberándose del dolor y alcanzando el estado de Buda.
   El mandala más simple es el círculo vacío, y a partir de éste se construyen otros más complejos que pueden reflejar desde el universo hasta la estructura de la mente, los niveles de conciencia... Además de dibujados también pueden ser reproducidos con arena: los monjes tibetanos realizan auténticas obras de arte con este material.
   Habitualmente son publicados en libros de colorear para niños, donde el mandala sólo está dibujado con líneas, y el resto permanece en blanco, dispuesto para ser coloreado. El niño lo colorea a su antojo, siguiendo sus gustos estéticos y su imaginación, fortaleciendo su creatividad. 
  
Indice de textos
  
 
Máscaras
 
   Colgadas de las paredes de las distintas estancias de los monasterios, estas máscaras fantasmagóricas y coloridas (foto 24), que suelen estar fabricadas en madera, representan los demonios de la mente, los engaños a los que están expuestos nuestros sentidos, y recuerdan que siempre hay que estar alerta ante ellos para evitarlos y vencerlos.
 
  
Representaciones de Buda
 
   Cuenta la historia que Buda siempre fue reticente a que se le adorara como persona y a que se le erigieran imágenes, por lo que se usarían diversos símbolos para hacerle referencia: el árbol de Bodhi, las huellas de Buda, el trono vacío o el león, entre otros. Pero la realidad es que los monasterios suelen tener estatuas suyas (foto 25) de diversa índole y tamaño, que representan diversos estados de su vida.
   
Ladakh 
Las Ofrendas
 
    La ofrenda es una práctica común, tanto en el budismo como en el hinduismo, sirviendo de instrumento para eludir la avaricia y los apegos seductores del mundo material. Cada ofrenda tiene un significado concreto, habiendo ocho tipos de ofrenda: ofrecer agua limpia para la boca o la cara, agua mezclada con incienso o sándalo para lavar los pies, la ofrenda de flores, la ofrenda de incienso, la ofrenda de luz, la ofrenda de perfume, la ofrenda de alimentos y la ofrenda de instrumentos musicales
   A continuación describimos algunos monasterios de mayor o menor importancia, una pequeña muestra de la gran variedad que se puede encontrar en Ladakh.
 
Indice de textos
   
  
  
 

Monasterio de Lha Khang
 
   El pequeño monasterio de Lha Khang está construido junto a una gran roca en la que hay un importante relieve de Buda de ocho metros de altura que data del 500 d C (foto 26). Su gestión depende del monasterio de Mulbek y sólo posee dos estancias decoradas con frescos.
 
 
Monasterio de Lamayuru
 
   También conocida como la gompa Yandrung, Lamayuru pertenece a la secta roja Kagyupa. El monasterio descansa sobre un promontorio (foto 28) dominando el valle y el pueblo que lleva su nombre (foto 27). Fue erigido por primera vez en el siglo X d C por el traductor Rinchen Zangpo, a quien se atribuye la construcción de ciento ocho monasterios en los Himalayas. Es, por lo tanto, el monasterio más antiguo de Ladakh, pero poco queda en pie de aquella época, debido a los múltiples ataques que ha sufrido en su historia.
   La leyenda dice que en el lugar existía un lago. Una profecía hizo saber a un lama que había de levantar un monasterio en esa misma ubicación. El lama bendijo las aguas y éstas retrocedieron hasta las altas montañas circundantes dejando espacio para la edificación.
   En el pasado dio cobijo a criminales de toda calaña, hecho que le otorgó temporalmente el nombre de Tharpa Ling o Lugar de la Libertad; ahora es un lugar tranquilo cuya paz sólo se ve alterada por las visitas turísticas, no muy abundantes gracias a los ciento veintiséis kilómetros que lo separan de Leh, capital y centro neurálgico de la región.
   El interior de su sala de oración muestra ejemplos muy bellos de thankas, frescos y otros elementos cargados de simbología (foto 29), y en sus alrededores se pueden ver chortens, lhungstas, molinos de oración y muros de Mani.
  
Indice de textos
  
 
Monasterio de Rizong
 
   Si la ubicación de Lamayuru es impresionante, no se queda atrás la de Rizong, encajonado a 3.450 m en el fondo de una garganta perdida en las montañas (foto 30). Este monasterio es uno de los más activos de la región.
   Rizong proviene de las palabras Ri = Montaña y Zong = Fortaleza, nombre dado por el lama Tsultim Nyima al fundarlo en el año 1833. Él y su familia se retiraron a este lugar en busca de vida espiritual. Su mujer y sus hermanas se encargaron de la residencia que aún hoy en día acoge a los novicios. 
   El blanco y el rojizo de los edificios acompañan al visitante en su ascensión hasta lo más alto (foto 31), atravesando pequeñas estancias y perdiéndose entre callejones que muchas veces parecen no tener salida. Un gran molino de oración rojo, similar al que recibe al viajero a los pies de la gompa, precede a la última azotea, donde una diminuta celda cuadrada esconde un mandala.
   
Ladakh 
Monasterio de Likir
 
    El monasterio de Likir, también conocido como Klu-Kkhjil, "espíritus del agua", fue fundado en el siglo XI y destruido en un incendio en el siglo XV. El actual monasterio se levantó de nuevo en el siglo XVII. Es destacable la enorme estatua de un buda cubierto de oro en actitud meditativa (foto 32). El monasterio pertenece a la orden Gelukpa.
 
 
Monasterio-Palacio de Shey 
 
   El palacio real de Shey se encuentra a 15 km de Leh, sobre una colina privilegiada del valle del Indo. Fue construido por el primer rey de Ladakh, Lhachen Palgyigon y serviría como residencia de verano de la familia real durante los años siguientes. El monasterio tiene una enorme estatua de Sakyamuni Buda construida en cobre y cubierta de oro, siendo la más grande de este estilo en Ladakh. Dicha estatua fue mandada construir por Deldan Namgyal en 1633, en honor a los funerales de su padre, el rey Singee Namgyal. Frente a la estatua, un monje se encarga de mantener encendida una lámpara que nunca se apaga. En los alrededores se pueden encontrar relieves de Buda tallados en roca viva (foto 33).
  
Indice de textos
  
 
Monasterio de Thikse
 
   El gran monasterio de Thikse (foto 34) es uno de los más importantes e imponentes de Ladakh, en cuanto a influencia y arquitectura se refiere. Fue construido imitando al gran palacio de Potala en Lhasa, capital de Tibet. La gompa está situada en lo alto de una colina y forma parte de la orden Gelukpa. Paldan Sherab fue el fundador del monasterio. 
   El monasterio tiene doce plantas, diez templos, un convento con más de cien monjes y sesenta lamas en la residencia. El complejo contiene numerosos chorten, pinturas de pared, thankas, estatuas y relieves (foto 35). El interior del templo está dominado por un buda gigante de quince metros de altura.
 
 
Monasterio de Hemis
 
   A 10 km de la carretera principal y enclavado entre montañas a 3.700 m de altura, Hemis, también conocido como Gotsang, es el monasterio más influyente y grande de Ladakh (foto 36). Fue construido en el año 1630 por Kushok Shambu Nath, y ampliado por Gyarlsas Rinpochey, que construyó más chorten y otras capillas. El monasterio tiene una gran colección de estatuas antiguas, soberbios thankas, chorten decorados con piedras preciosas, frescos cargados de simbología, etc. En la actualidad residen más de quinientos monjes.
 
Rafael Bastante Casado
Silvia Sánchez Carretón
  
 

 
Indice de textos
  

  
  
Indice de fotografías
 
Foto 01: Lago junto al paso de montaña de Baralacha La (4.900 m).
Foto 02: Accidente en el descenso de Taglang La.
Foto 03: Paso de montaña Fotu La, en la carretera Srinagar - Leh (4.147 m).
Foto 04: Paisaje junto al pueblo de Alchi.
Foto 05: Altiplano a 4.500 m, descendiendo del Taglang La (5.328 m).
Foto 06: Vistas desde el monasterio de Likir.
Foto 07: Valle del río Sangeluma, afluente del Indo.
Foto 08: Comerciante de uno de los bazares de Leh.
Foto 09: Mercado de refugiados tibetanos en Leh.
Foto 10: Mujer tibetana en Leh.
Foto 11: Jóvenes novicios de una escuela budista en el monasterio de Rizong.
Foto 12: Monje-guardián del pequeño monasterio de Lha Khang.
Foto 13: Un monje charla con su discípulo.
Foto 14: Paisaje de chortens en los alrededores de Leh.
Foto 15: Grupo de chortens en Thikse.
Foto 16: Grupo de chortens en Alchi señalan la proximidad del templo.
Foto 17: Muros de Mani, monasterio de Shey.
Foto 18: Molinos de oración en el monasterio de Rizong.
Foto 19: Banderas de oración ondean frente al monasterio de Shey.
Foto 20: Fresco del Rey guardián Virudhaka, monasterio de Likir.
Foto 21: Mural que simboliza la amistad, monasterio de Likir.
Foto 22: Mandala en el monasterio de Hemis.
Foto 23: Mandala en el monasterio de Likir.
Foto 24: Demonio en el monasterio de Likir.
Foto 25: Estatuas de Buda en el monasterio de Lamayuru.
Foto 26: Monasterio de Lha Khang y Buda escavado en roca.
Foto 27: Monasterio de Lamayuru.
Foto 28: Vistas del pueblo y el monasterio de Lamayuru.
Foto 29: Atardecer en el monasterio de Lamayuru.
Foto 30: Entrada del monasterio de Rizong.
Foto 31: Detalle de construcción en el monasterio de Rizong.
Foto 32: Gran estatua de Buda recubierta de oro. Monasterio de Likir.
Foto 33: Budas excavados en la roca, monasterio de Shey.
Foto 34: Imagen general del monasterio de Thikse.
Foto 35: Relieves en el monasterio de Thikse.
Foto 36: Entrada principal al monasterio de Hemis.
  
Indice de textos
  



 
 
Rafael Bastante Casado
Silvia Sánchez Carretón
 

E-mail de contacto:
aunmaslejos@yahoo.es
rafabca@yahoo.es 

   En julio del año 2001 se sembró el proyecto Aunmaslejos, un viaje en furgoneta alrededor del mundo. Cuatro años más tarde el proyecto germinó, llevándonos en un año y dos meses a nuestro actual destino, Nepal, después de haber recorrido parte de Europa, Turquía, Siria, Jordania, Israel, Irán, Pakistán y el norte de la India, recopilando experiencias humanas inolvidables, visitando ciudades mágicas como Estambul, Damasco, Jerusalén, Isfahán, Yazd, Kathmandu, y paisajes únicos en el mundo, como la cima del Olimpo, los monasterios de Meteora, las arenas rojas del desierto de Wadi Rum, la cordillera del Karakorum o la región himaláyica de Ladakh.
   Aunmaslejos continúa avanzando, con los ojos puestos en las cimas del Himalaya, para en noviembre adentrarnos en el universo de la India, siempre en movimiento, hasta que decidamos que es hora de volver.
   Rafael Bastante Casado: "Mi interés por la fotografía comenzó en España y se ha materializado en este viaje, donde he ido desarrollando mi sensibilidad y conocimientos, mostrando especial devoción por los retratos humanos y las actividades de la vida cotidiana de los distintos lugares por los que hemos pasado. Mi otra gran pasión, la escritura, a la que me dedico desde muy pequeño, me ha permitido colaborar puntualmente con algunas revistas universitarias y participar en algunos talleres de escritura creativa".

Web propia:
www.aunmaslejos.com
  
 
Indice de textos



  
FotoCD33

LADAKH. El pequeño Tibet

Fotografías:
Rafael Bastante Casado
Silvia Sánchez Carretón

 
49 fotografías on line
  
Indice de textos
Geografía
Breve historia de Ladakh
Cultura y religión
Monasterios de Ladakh
Indices de fotos
Indice 1
Indice 2
Indice 3
 
  
Otras exposiciones de Rafael Bastante en fotoAleph



BAJANDO AL INFIERNO
Volcanes de Indonesia

  
Bajando al infierno
RECUERDOS DEL PASADO
La herencia colonial en Asia

  
Recuerdos del pasado
EL SULTANATO DE OMAN
  
  

El sultanato de Oman



Otras exposiciones de lugares del budismo en fotoAleph
India rupestre. Los comienzos del arte budista e hindú
Sarnath (Benares, India)
Sri Lanka. La isla resplandeciente
Borobudur. La huella de Buda en Java
Taxila y el arte greco-búdico
Takht-i Bahi. Un monasterio en las montañas de Pakistán
Miradas sobre Laos
Birmania se mueve
Myanmar. Bienvenidos al país dorado
Tailandia. La llamada de Oriente
Acercamiento a Tailandia
Angkor. Una civilización devorada por la jungla
Angkor. El corazón de Camboya
El pueblo camboyano

  

Indice de textos
  
  



  
FotoCD33

LADAKH. El pequeño Tibet

Fotografías:
Rafael Bastante Casado
Silvia Sánchez Carretón

© Rafael Bastante Casado
© Silvia Sánchez Carretón

© Copyright fotoAleph. All rights reserved
 
www.fotoaleph.com
 


  
fotoAleph
  
Principal | > Exposiciones | Colecciones | Galeria Pintura | Autores | Compra | Preguntas | Enlaces
  
  
Exposiciones

Galería de Pintura

Fotografía
Colecciones
  
  
Suscríbase a fotoAleph  |  Exhiba sus fotos en fotoAleph  |  Exhiba sus pinturas en fotoAleph
  
Principal | > Exposiciones | Colecciones | Galeria Pintura | Autores | Compra | Preguntas | Enlaces
  
© fotoAleph
centro de documentación fotográfica y visual
e-mail: info@fotoaleph.com