fotoAleph
                           centro de documentación fotográfica y visual
   
Principal > Exposiciones Colecciones Galería Pintura Autores Compra Preguntas Enlaces

  
 ISLAS GALÁPAGOS
 Donde el fuego se funde con el mar
 Fotografías: Albert Sorigue
ISLAS GALAPAGOS. Donde el fuego se funde con el mar   
   Las islas Galápagos son un mundo aparte, el último reducto de una fauna y una flora que han evolucionado paralela e independientemente al resto del planeta.
   Volcanes surgidos del mar, lejos del continente, en sus costas confluyen tres corrientes oceánicas, y sus tierras albergan extraños animales que parecen salidos de nuestras pesadillas.
   Tortugas gigantes que fueron contemporáneas de los dinosaurios. Iguanas de aspecto terrible que nadie diría –pero lo son– totalmente inofensivas. Pingüinos en plena línea del ecuador. Criaturas endémicas que no se pueden encontrar en ningún otro lugar de la Tierra.
   Darwin estuvo aquí, y lo que vio le ayudó a construir su teoría de la evolución de las especies. Hoy las islas Galápagos son un ecosistema en peligro, un paraje raro y maravilloso que está siendo degradado por la acción invasora del hombre.
Indices de fotos
Indice 1
Indice 2
Indice 3
Indice de textos
Las islas donde el fuego se funde con el mar (por Albert Sorigue)
Singularidades de la vida animal
Darwin y las Galápagos
Un patrimonio de la Humanidad en peligro
  
Albert Sorigue
  
Otras exposiciones de Albert Sorigue en fotoAleph
Tanzania, santuario de la Naturaleza
Birmania se mueve


  
Las islas donde el fuego se funde con el mar
 
  
   Vi una pequeña esfera tornasolada, de casi intolerable fulgor. Al principio la creí giratoria; luego comprendí que ese movimiento era una ilusión producida por los vertiginosos espectáculos que encerraba. El diámetro del Aleph sería de dos o tres centímetros, pero el espacio cósmico estaba ahí, sin disminución de tamaño.
   Vi el populoso mar, vi el alba y la tarde, vi las muchedumbres de América, vi una plateada telaraña en el centro de una negra pirámide, vi un laberinto roto...

                                                                             (Jorge Luis Borges, extractos de El Aleph)




   Vi unas islas forjadas de fuego; acantilados moldeados por rocas incandescentes; playas de negra arena... y mar de un azul intenso.
   Imaginé volcanes vomitando fuego de sus entrañas y cubriendo de cenizas el Paraíso.
   Y vi al Paraíso renacer de nuevo, porque la sabia naturaleza siempre se perpetúa en armonía con sus sabias criaturas.
   Vi la VIDA. La vida que se empeña en hacer de las Islas Galápagos un hogar.
  
  
   
   En las Galápagos viven animales acostumbrados a la ira del mar, del cielo y de la tierra. Aves, reptiles, lobos de mar... animales de los que el hombre ha sido su peor depredador.
   Vi a las aves engalanadas para su cortejo; los lobos marinos jugueteando tranquilos en el agua; viejas tortugas alzando curiosas su arrugado cuello; vi iguanas adormecidas al sol... Vi la marea menguando en generosa retirada para que los animales, en lenta procesión, buscaran en el mar sus alimentos.
   En Galápagos se unen Paraíso e Infierno... y de entre las negras piedras la vida florece tenaz, mientras que los animales siguen procreando para perpetuarse por miles y miles de años.
   Vi la belleza, la armonía, la sabiduría... Aprendí a admirar, a respetar, a proteger... Y deseé que jamás el hombre pueda volver a truncar lo que la naturaleza sigue creando con inmenso mimo.      
  
   Albert Sorigue
  
 

 
Indice de textos
  


 
Singularidades de la vida animal
  
   Situado en el Océano Pacífico, a mil kilómetros al oeste del continente americano, el archipiélago de las Galápagos (o archipiélago de Colón) se compone de 19 islas e islotes de origen volcánico (pertenecientes administrativamente a Ecuador), que, junto a la reserva marina que los rodea, ha sido calificado como un 'museo vivo y un muestrario de la evolución' único en el planeta.
   Emplazadas en la confluencia de tres corrientes oceánicas, las islas Galápagos constituyen un crisol de especies marinas. La línea del ecuador atraviesa la isla Isabela, por lo que cabría esperar un clima caliente y húmedo en la región; sin embargo, las corrientes marinas lo modifican.
   Durante los seis meses de junio a noviembre, las costas son bañadas por las frías aguas de la corriente sudecuatorial, generada por la combinación de la corriente fría de Humboldt y la corriente cálida peruana oceánica, lo que da lugar a lluvias breves y frecuentes. El medio año restante, de diciembre a mayo, las islas son alcanzadas por la corriente cálida del Niño, provocando una temporada calurosa con lluvias tropicales.
   Las actividades sísmicas y volcánicas que todavía tienen lugar reflejan los procesos que formaron las islas. Estos procesos, junto con el extremo aislamiento del archipiélago, condujeron al desarrollo de una vida animal inhabitual –como la iguana terrestre, la tortuga gigante y muchos tipos de pinzones– que inspiró a Charles Darwin su teoría de la evolución por la selección natural, tras su visita de 1835, en el viaje del Beagle.
Islas Galapagos  
   "El viaje del Beagle ha sido con mucho el acontecimiento más importante de mi vida, y ha determinado toda mi carrera (...) Siempre he creído que le debo a la travesía la primera instrucción o educación real de mi mente; me vi obligado a prestar gran atención a diversas ramas de la historia natural, y gracias a eso perfeccioné mi capacidad de observación, aunque siempre había estado bastante desarrollada. (...)
   Pienso también con gran satisfacción en algunos de mis trabajos científicos, como la solución del problema de las islas de coral y la explicación de la estructura geológica de algunas otras (...) Tampoco debo pasar por alto el descubrimiento de las singulares relaciones existentes entre los animales y las plantas de las diversas islas del archipiélago de las Galápagos y de todos ellos con los de América del Sur. (...)
   Durante el viaje del Beagle había quedado profundamente impresionado cuando descubrí en las formaciones de las Pampas grandes animales fósiles cubiertos de corazas, como las de los actuales armadillos; en segundo lugar, por la manera en que animales estrechamente emparentados se sustituyen unos a otros conforme se va hacia el sur del continente; y en tercer lugar por el carácter sudamericano de la mayor parte de los productos de las islas Galápagos, y más especialmente por la manera en que difieren ligeramente los de cada una de las islas del grupo (...)
   Era evidente que hechos como éstos, y también otros muchos, sólo podían explicarse mediante la suposición de que las especies se modifican gradualmente; y el tema me obsesionaba."
   Charles Darwin, Recollections of the Development of my Mind and Character (1876)
  
   Las islas Galápagos fueron descubiertas en 1535 por el obispo Tomás de Berlanga. Hoy sus pobladores humanos son principalmente ecuatorianos, aunque hay también europeos, que residen en pequeños asentamientos en las islas de San Cristóbal, Santa María, Isabela y Santa Cruz. La pesca y la agricultura son sus dos principales fuentes de recursos.
   En las islas Galápagos –de las que menos del 4% del terreno es apto para la agricultura– se distinguen varios ecosistemas vegetales: una zona litoral con manglares, una zona costera árida con cactus y chumberas, una zona de transición en las islas más extensas, una zona verde sobre los conos volcánicos, y una zona de pampa en los puntos más elevados de las islas.
  
   La vida animal de las Galápagos es de extraordinario interés, por varias razones:
   1)  Las islas Galápagos son célebres por su gran cantidad de endemismos: presencia de especies únicas que sólo se dan en un determinado lugar. Todos los reptiles, excepto un lagarto nocturno, y la mayoría de las aves residentes son endémicos.
   2)  Las especies han generado subespecies en las diferentes islas.
   3)  El grupo de vertebrados más abundante lo constituyen las aves. Se han registrado en las islas cinco especies endémicas de aves marinas, entre ellas el pingüino de las Galápagos (Spheniscus mendiculus, fotos 21 y 22). Entre las especies de aves terrestres se observan hasta 23 endemismos, correspondiendo la mayoría a distintos tipos de pinzones. Los 'pinzones Darwin' han desarrollado una multitud de tipos adaptados a partir de un antecesor común. Otra especie de interés es el cormorán no volador (fotos 19 y 20).
   4)  Las tortugas gigantes (Geochelone elephantopus, fotos 26, 27 y 28) o galápagos, con once subespecies, consideradas como algunas de las más antiguas criaturas vivientes de la Tierra, sobreviven en las islas más grandes como una reliquia de pasadas eras geológicas. Las tortugas gigantes se extendían antaño por todos los continentes, pero casi se extinguieron (las únicas tortugas gigantes que perduran aparte de éstas pertenecen a otra especie y se localizan en las islas Seychelles, en el océano Indico). Estos galápagos han otorgado su topónimo a las islas, aunque las iguanas podrían ser un animal igualmente representativo de la insólita fauna del archipiélago.
   5)  Las iguanas de las Galápagos constituyen otros de los muchos tipos que han evolucionado por adaptación: las iguanas terrestres (en sus dos especies: Conolophus pallidusfoto25– y C. subcristatus) y las iguanas marinas (Amblyrhynchus cristatus, fotos 03-11), que se alimentan de algas y en algunos parajes cubren a centenares las rocas costeras, son únicas.
   6)  Muchos vertebrados terrestres muestran una sorprendente falta de temor ante los predadores terrestres, incluido el hombre.
   7)  Especies de origen antártico, como el pingüino y el lobo marino (fotos 30 y 31), viven en las islas junto a animales tropicales.
  
 

 
Indice de textos
  


  
Darwin y las Galápagos
  
   Extractos de la novela 'Hacia los confines del mundo' (This Thing of Darkness) de Harry Thompson, donde relata, basándose en hechos reales, el mítico viaje del Beagle, con el capitán FitzRoy al mando, y el naturalista de a bordo Charles Darwin, en el momento en que desembarcan en las islas Galápagos, antaño tierra de bucaneros y balleneros:
   "Ante sus ojos se abría un paisaje recortado, ondulante y rugoso, negro como la antracita, aunque, más que tierra firme, parecía un mar nocturno y tempestuoso que hubiera quedado petrificado en un instante. Miraran a donde mirasen en aquel terreno baldío y torturado, veían cráteres volcánicos, cráteres que surgían como úlceras de otros cráteres, pequeños cráteres escondidos dentro de grandes cráteres, cráteres con lava solidificada derramada por sus bordes. Aquí y allá se veían fumarolas y despuntaban chimeneas humeantes, que a Darwin le recordaron el paisaje de fundiciones de acero de los alrededores de Wolverhampton. (...)
   Por lógica, un lugar tan ardiente no podía albergar muchas formas de vida. El sol inclemente, las altas temperaturas y las rocas al rojo vivo, que despedían calor como una estufa de hierro, deberían conformar un entorno menos habitable que las regiones infernales. Pero no era así. En esas tierras pululaba un sinnúmero de criaturas primitivas y escamosas, mientras que el Islas Galapagosmar abundaba en seres de rapidez centelleante. Los animales del mar eran, en gran parte, los característicos de las zonas polares: pingüinos, leones marinos, entre otros, mientras que los cactus y lagartos de tierra firme eran similares a los que habitaban las zonas áridas cercanas al ecuador. Enormes rabihorcados de pecho rojo volaban por encima de sus cabezas, se hinchaban en el aire seguros de sí mismos y a continuación descendían en picado a la superficie del mar, de donde extraían un pez con gran destreza sin siquiera mojarse las patas. Pequeños sinsontes se acercaban con confianza y picoteaban las botas de los exploradores. Cangrejos Sally Lightfoot de color rojo brillante bullían sin rumbo por las rocas negras y relucientes de la orilla. Era un espectáculo extraordinario; nadie había visto jamás nada parecido.
   Los moradores más comunes de la isla de San Cristóbal eran iguanas del color del hollín. Gruesas, de unos noventa centímetros de longitud, sus movimientos eran lentos y torpes. Una cresta de espinas les recorría el lomo de un extremo al otro, tenían largas garras palmeadas, y bajo la boca flácida les colgaba una bolsa de carne. Esos diablillos de las tinieblas poblaban las playas a millares, parecían disfrutar del calor infernal, y nunca se alejaban del mar más de diez metros. A veces alguna iguana se arrastraba pesadamente hasta el agua, donde se transformaba en una flecha de brillante obsidiana. Las patas, normalmente separadas, se pegaban a los flancos, y se impulsaban por el agua con fuertes golpes de cola, como un cocodrilo en miniatura. Tenían en común con las otras criaturas terrestres de las Galápagos el ser totalmente mansas, y si las tocaban con la mano o con un palo, apenas reaccionaban. A modo de experimento, Darwin agarró una por la cola y la tiró a una charca que se había formado en la roca con el reflujo de la marea. (...)
   La iguana regresó arrastrándose a los pies de Darwin, que la cogió de nuevo por la cola y la lanzó a la charca. Ella regresó desdeñosa al mismo sitio; Darwin la echó por tercera vez al agua, y por tercera vez volvió pomposa y pacientemente a su lugar favorito.
   –Su instinto de supervivencia le dicta que la orilla es un lugar seguro –concluyó Darwin–. Podría matarla ahora mismo; no obstante, no me tiene miedo. (...) En Europa, los lagartos temen al hombre –reflexionó en voz alta–. Es un conocimiento que poseen desde que nacen. Sin embargo los reptiles no se hacen cargo de sus crías, de hecho tal vez no coincidan con ellas en toda la vida. No pueden enseñarles nada, así que el conocimiento es heredado. Si estas iguanas aprendieran a temer al hombre, me pregunto cómo podría pasar ese conocimiento a sus descendientes. (...)
   Ascendieron al cono central de la isla por una serie de caminos a través de la maleza que parecían converger en algún punto desconocido. El misterio de quién o qué habría hecho aquellos senderos se resolvió cuando se toparon con dos grandes tortugas, tan altas que les llegaban hasta el pecho, que subían al monte delante de ellos. Una tenía escrita en su caparazón la fecha de 1806. Los animales no percibieron a los tres hombres que les iban a la zaga; (...) King corrió hasta la tortuga que iba delante y saltó encima de ella. Pese a soportar el peso del robusto joven, el enorme reptil pareció no percatarse de la presencia de los hombres. Darwin también saltó encima, pero el animal no aflojó el paso y mantuvo la misma velocidad (que calculó con la ayuda de su reloj de bolsillo): cerca de siete kilómetros y medio por día. (...)
   Después de comer, subieron al cráter principal, donde se estaba celebrando una gran asamblea de piqueros de patas azules. Esos pájaros de aspecto ridículamente formal, con el cuerpo blanco, las alas negras, y el pico y las patas de color turquesa, no parecían preocuparse demasiado por proteger sus nidos. Darwin hizo el experimento de tirar piedrecitas a las hembras, que estaban sentadas en sus nidos, sin causarles daño. Los pájaros sólo se mostraban un poco sorprendidos. (...)
   –Por lo que parece, antes había un número extraordinario de tortugas en esta isla –dijo FitzRoy (...)
   Aquí vivimos una existencia un poco a lo Robinson Crusoe, capitán FitzRoy; somos felizmente autosuficientes en cuanto a lo más necesario, pero carecemos del más mínimo lujo, y por tanto nos vemos obligados a improvisar. En respuesta a su preguntas, le diré que antes había muchas tortugas, hará unos diez años. Algunas fragatas grandes llegaron a llevarse setecientas de una vez, para consumirlas mientras cruzaban el Pacífico. Yo mismo vi cómo cargaban doscientas en un mismo día. A las que eran demasiado grandes para levantarlas les grababan la fecha en el caparazón: mil setecientos ochenta y seis es la de más edad que he visto. Matábamos a las de mayor tamaño allá donde las encontrásemos, y traíamos la carne hasta aquí, hasta que no quedó ni un solo galápago en toda la isla. La población de tortugas de las demás islas va por el mismo camino. Durante los meses secos se las mata para acceder a las reservas de agua que tienen en la vejiga. Creo que dentro de veinte años todas las especies se habrán extinguido. (...)
   ¿Cuál era la fuerza creadora que se ocultaba detrás de esa explosión de vida? ¿Dios controlaba todos esos cambios? ¿O estaban más allá de su intervención, de modo que había puesto en movimiento un proceso al principio de los tiempos y luego había dejado que se desarrollara a su aire? Darwin estaba seguro de una cosa: cualquier especie que se internaba en un nuevo territorio era tranformada por su entorno de un modo extraordinario. ¿De qué forma? No lo sabía. Estaba convencido de que en aquellas islas había pistas para resolver el misterio de los misterios: la primera aparición de nuevos seres en la faz de la tierra; pistas que ayudarían a socavar la idea misma de la inmutabilidad de las especies."

   Harry Thompson, 'Hacia los confines del mundo' (This Thing of Darkness, 2005)
  
   Veamos lo que escribió el mismo naturalista británico Charles Darwin a propósito de las islas Galápagos en su fundamental obra 'El origen de las especies', que aportó las pruebas para demostrar su teoría de la evolución de las especies biológicas por la selección natural:
   "El archipiélago de los Galápagos, situado debajo del ecuador, se halla de novecientos a mil kilómetros de distancia de las costas de América del Sur. Casi todas las producciones terrestres y acuáticas llevan allí el sello inconfundible del continente americano. Hay veintiséis aves terrestres, de las cuales veintiuna, o acaso veintitrés, se clasifican como especies distintas, y se admitiría comúnmente que han sido creadas allí; sin embargo, la gran afinidad de la mayoría de estas aves con especies americanas se manifiesta en todos los caracteres, en sus costumbres, gestos y timbre de voz. Lo mismo ocurre con los demás animales y con una gran proporción de plantas (...) ¿Por qué ha de ser así? ¿Por qué las especies que se supone que han sido Islas Galapagoscreadas en el archipiélago de los Galápagos, y no en ninguna otra parte más, han de llevar tan visible el sello de su afinidad con las creadas en América? No hay nada en las condiciones de vida, ni en la naturaleza geológica de las islas, ni en su altitud o clima, ni en las proporciones en que están asociadas mutuamente las diferentes clases, que se asemeje mucho a las condiciones de la costa de América del Sur; en realidad, hay una considerable desemejanza en todos los respectos. Por el contrario, existe una gran semejanza en la naturaleza volcánica del suelo, en el clima, altitud y tamaño de las islas, entre el archipiélago de los Galápagos y el de Cabo Verde; pero ¡qué diferencia tan absoluta y completa entre sus habitantes! Los habitantes de las islas de Cabo Verde están relacionados con los de Africa, lo mismo que los de las islas de los Galápagos lo están con los de América. Hechos como éstos no admiten explicación de ninguna clase en la opinión corriente de las creaciones independientes; mientras que, según la opinión que aquí se defiende, es obvio que las islas de los Galápagos estarán en buenas condiciones para recibir colonos de América (...), así como las de Cabo Verde lo estarán para recibir los de Africa; estos colonos estarían sujetos a modificación, delatando todavía el principio de la herencia su cuna primitiva. (...)
   La misma ley que ha determinado el parentesco entre los habitantes de las islas y los de la tierra firme más próxima, se manifiesta a veces, en menor escala, pero de un modo interesantísimo, dentro de los límites de un mismo archipiélago. Así, cada una de las islas del archipiélago de los Galápagos está ocupada, y el hecho es maravilloso, por muchas especies distintas; pero estas especies están relacionadas entre sí de un modo mucho más estrecho que con los habitantes del continente americano, o con los de cualquier otra parte del mundo. Esto es lo que podía esperarse, pues islas situadas tan cerca unas de otras tenían que recibir casi necesariamente inmigrantes procedentes del mismo lugar de origen, y de unas y otras islas del archipiélago. Pero ¿por qué muchos de los inmigrantes se han modificado diferentemente, aunque sólo en pequeño grado, en islas situadas a la vista unas de otras y que tienen la misma naturaleza geológica, la misma altitud, clima, etcétera? Durante mucho tiempo esto me pareció una gran dificultad (...)
   El hecho realmente sorprendente en este caso del archipiélago de las Galápagos, y en menor grado en algunos casos análogos, es que cada nueva especie, después de haberse formado en una isla cualquiera, no se propagó rápidamente a las demás del archipiélago. Pero las islas, aunque se hallen a la vista unas de otras, están separadas por profundos brazos de mar, en la mayoría de los casos más anchos que el canal de la Mancha, y no hay ninguna razón para suponer que las islas hayan estado unidas en algún período anterior. Las corrientes marinas son rápidas y barren entre las islas, y las tormentas de viento son extraordinariamente raras; de modo que, de hecho, las islas están mucho más separadas entre sí de lo que aparece en el mapa. Sin embargo, algunas de las especies –tanto de las que se encuentran en otras partes del mundo como de las que están confinadas en el archipiélago– son comunes a las diversas islas, y de su modo de distribución actual podemos inferir que se han propagado de una isla a las demás. Pero creo que a menudo nos formamos una opinión errónea de la probabilidad de que especies muy afines se invadan mutuamente su territorio, al hallarse en libre intercomunicación. Indudablemente, si una especie tiene cualquier ventaja sobre otra, en brevísimo tiempo la suplantará total o parcialmente, pero si ambas se hallan igualmente adaptadas para sus propias localidades, probablemente conservarán ambas sus puestos separados durante tiempo casi ilimitado."
   Charles Darwin, El origen de las especies (1859)
  
 

 
Indice de textos
  


 
Un patrimonio de la Humanidad en peligro
  
   El archipiélago de las Galápagos fue el primer sitio incluido como bien natural en la Lista del Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO, el año 1978. La mayoría de las islas gozaba desde hace años del estatus de reserva natural, y su flora y fauna estaban protegidas por las leyes. Su inclusión en el listado del Patrimonio fue ratificada y sus límites ampliados en 2001. Sin embargo, en 2007 sonó la alarma al ser declaradas las Galápagos como uno de los bienes del Patrimonio Mundial en peligro.
   Según la UNESCO, las islas Galápagos están amenazadas por especies invasoras, el turismo creciente y la inmigración. El número de días invertidos por los barcos de crucero en sus travesías ha aumentado en un 150% en los últimos 15 años. Este incremento ha conllevado un fuerte crecimiento en la inmigración, y el constante tráfico entre las islas ha acarreado la introducción de más especies invasoras. Las cabras, por ejemplo, compiten con los animales endémicos por la comida, mientras que los cerdos, perros, gatos y ratas introducidos atacan principalmente a los huevos y crías de los reptiles y pájaros.
   El 1 de julio de 2008, investigadores del 'Parque Nacional de Galápagos' anunciaron que habían detectado en varios pingüinos de las Galápagos el parásito causante de la malaria aviar. El pingüino de las Galápagos ya estaba clasificado como especie amenazada, y el número de sus individuos ha ido disminuyendo desde que se empezó a registrar en los años ochenta. La población actual se estima en sólo 1.770 pingüinos.
  
 

 
Indice de textos
  
  


   
ISLAS GALÁPAGOS
Indice de fotografías

Foto 01:  Isla Bartolomé
Foto 02:  Isla Bartolomé
Foto 03:  Iguanas marinas
Foto 04:  Iguanas marinas
Foto 05:  Iguanas marinas
Foto 06:  Iguanas marinas
Foto 07:  Iguana marina
Foto 08:  Iguanas marinas
Foto 09:  Iguanas marinas
Foto 10:  Lobo marino e iguanas marinas
Foto 11:  Esqueleto de iguana marina y serpiente
Foto 12:  Lagartijas de lava
Foto 13:  Lago en el cráter
Foto 14:  Rabihorcado con su pesca
Foto 15:  Garza de lava
Foto 16:  Pelícanos en la parada nupcial
Foto 17:  Pelícano de las Galápagos
Foto 18:  Piquero de patas azules
Foto 19:  Cormoranes no voladores
Foto 20:  Cormorán no volador
Foto 21:  Pingüino de las Galápagos
Foto 22:  Pingüinos de las Galápagos
Foto 23Nesomimus parvulus
Foto 24:  Formaciones de lava
Foto 25:  Iguana terrestre
Foto 26:  Tortugas terrestres
Foto 27:  Tortugas terrestres
Foto 28:  Tortuga terrestre
Foto 29:  Tortugas marinas entre los manglares
Foto 30:  Lobos marinos en el agua
Foto 31:  Lobos marinos
Foto 32:  Manta raya moteada
Foto 33:  Mantas rayas doradas
Foto 34:  Cangrejo Sally de pies ligeros
Foto 35Cactus brachicereus
Foto 36:  Colonización del manglar en la lava
  
Indice de textos
  


 
 
Albert Sorigue

E-mail de contacto:
soriguea@terra.es

 
Otras exposiciones de Albert Sorigue en fotoAleph

TANZANIA,
santuario de la Naturaleza
  
Tanzania, santuario de la Naturaleza
  
BIRMANIA SE MUEVE
  
Birmania se mueve


Otras islas en el fondo fotográfico fotoAleph
RAPA NUI. Los colosos de la Isla de Pascua
ISLANDIA. La isla de hielo y fuego
BALI. La isla de la eterna primavera
SRI LANKA. La isla resplandeciente
ISLAS SEYCHELLES. Un paraíso en el Indico
LOS COLORES DE CUBA
SIN NOTICIAS DEL COLOSO. La isla de Rodas
  
Otras exposiciones de fotografías de América en fotoAleph
BOLIVIA. Entre la tierra y el cielo
ENTRE VOLCANES. Antigua Guatemala
LOS MAYAS. Una civilización desaparecida
LOS INCAS. El eclipse de una civilización
EL MISTERIO DE TIAHUANACO
LATIN AMERICAN GRAFFITI
EL JARDIN DE LA PATAGONIA
MIRADAS HACIA EL RIO
NUEVA YORK. La jungla de los rascacielos
  
 
Indice de textos
  
  



  
FotoCD57

ISLAS GALÁPAGOS
Donde el fuego se funde con el mar

Fotografías y textos:
Albert Sorigue
 
53 fotografías on line
  
Indice de textos
Las islas donde el fuego se funde con el mar (por Albert Sorigue)
Singularidades de la vida animal
Darwin y las Galápagos
Un patrimonio de la Humanidad en peligro
  
Albert Sorigue
Indices de fotos
Indice 1
Indice 2
Indice 3
     
    
  



  
FotoCD57

ISLAS GALÁPAGOS
Donde el fuego se funde con el mar

Fotografías y textos:
Albert Sorigue

© Albert Sorigue
© Copyright fotoAleph. All rights reserved
 
www.fotoaleph.com
  
  
  


  
fotoAleph
  
Principal | > Exposiciones | Colecciones | Galeria Pintura | Autores | Compra | Preguntas | Enlaces
  
  
Exposiciones

Galería de Pintura

Fotografía
Colecciones
  
  
Suscríbase a fotoAleph  |  Exhiba sus fotos en fotoAleph  |  Exhiba sus pinturas en fotoAleph
  
Principal | > Exposiciones | Colecciones | Galeria Pintura | Autores | Compra | Preguntas | Enlaces
  
© fotoAleph
centro de documentación fotográfica y visual
e-mail: info@fotoaleph.com