fotoAleph
                           centro de documentación fotográfica y visual
 
Principal Exposiciones > Colecciones Galería Pintura Autores Compra Preguntas Enlaces

  
 PERSEPOLIS
 El esplendor de los persas
Persepolis
  
Indices de fotos
Indice 1  Persepolis
Indice 2  Persepolis
Indice 3  Otros lugares del Arte Persa Aqueménida

   Hacia el año 512 a C el rey Darío I el Grande emprendió la construcción de este masivo complejo palaciego, ampliado posteriormente por su hijo Jerjes I y su nieto Artajerjes I. Hoy en día, las majestuosas ruinas de Persepolis, crisol de estilos mesopotámico, egipcio y griego, atestiguan el esplendor que llegó a alcanzar el Imperio Persa aqueménida, el más poderoso y extenso de su época.   
   Persepolis (Irán) fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1979.
  
  
Indice de textos
Breve historia 
Reyes persas constructores de Persepolis 
Denominaciones 
Emplazamiento 
Estilo artístico 
Principales edificaciones 
- Puerta de las Naciones 
- Apadana 
- Escalinatas 
- Salón del Trono de Jerjes o de las Cien Columnas
  
- Tripylon 
- Palacio de Darío I 
- Tumbas rupestres tardías 
  
OTROS LUGARES DEL ARTE PERSA AQUEMÉNIDA 
Pasargadas 
Naqs-i Rustam 
Susa 
Museo de Teherán 
Bibliografía
  


  
 
   Vi una pequeña esfera tornasolada, de casi intolerable fulgor. Al principio la creí giratoria; luego comprendí que ese movimiento era una ilusión producida por los vertiginosos espectáculos que encerraba. El diámetro del Aleph sería de dos o tres centímetros, pero el espacio cósmico estaba ahí, sin disminución de tamaño.
   Vi el populoso mar, vi el alba y la tarde, vi las muchedumbres de América, vi una plateada telaraña en el centro de una negra pirámide, vi un laberinto roto...

                                                                             (Jorge Luis Borges, extractos de El Aleph)




   Vi las escasas huellas que restan de lo que había sido el imperio más poderoso de la Tierra.
   Vi las ruinas del inmenso palacio de mil columnas que erigieron Darío, Jerjes y Artajerjes y que incendió Alejandro.
   Vi toros y leones y grifos y seres fantásticos con garras de aves de presa.
   Vi templos de fuego y tumbas inaccesibles cavadas en los acantilados.
   Vi al Ejército de los Diez Mil Inmortales.
   Y a emisarios que provenían de los más lejanos rincones del imperio portando ofrendas al rey de reyes.
   Vi la tumba del Gran Ciro, ante la que Alejandro el Grande rindió homenaje al fundador del imperio persa.

     
  

  
Persepolis
 
Breve historia
  
   La primera capital del Imperio Persa aqueménida fue Pasargadas, pero hacia el 512 a C el rey Darío I el Grande emprendió la construcción de este masivo complejo palaciego, ampliado posteriormente por su hijo Jerjes I y su nieto Artajerjes I. Mientras las capitales administrativas de los reyes aqueménidas fueron Susa, Ecbatana y Babilonia, la ciudadela de Persepolis mantuvo la función de capital ceremonial, donde se celebraban las fiestas de Año Nuevo. Construida en una región remota y montañosa, Persepolis era una residencia real poco conveniente, y era visitada principalmente en primavera.
Persepolis   En el 330 a C, Alejandro Magno, en su campaña de Oriente, ocupó y saqueó Persepolis, incendiando el Palacio de Jerjes, para simbolizar quizá el fin de la guerra panhelénica de revancha hacia los persas.
   En el 316 a C, Persepolis era todavía la capital de Persis, una provincia del nuevo imperio macedónico. La ciudad decayó gradualmente durante el periodo seléucida y posterior. En el siglo III d C, la cercana ciudad de Istakhr se convirtió en centro del imperio sasánida.
 

  
Reyes persas de la dinastía aqueménida constructores de Persepolis
  
   - Darío I (522-486 a C) 
   - Jerjes I (485-465 a C) 
   - Artajerjes I (464-425 a C) 
  

  
Denominaciones 
  
   En persa, actualmente: Takht-é Jamshid o Trono de Jamshid, haciendo referencia a un rey mítico de la antigua Persia. 
   Antaño su nombre original era Parsa
   El nombre griego de Persepolis o Ciudad de los Persas data de fechas posteriores a su saqueo. 
  
   Indice de textos 
  
  
  

Persepolis 
Emplazamiento
  
   En una plataforma de roca natural, de unos 300 x 500 m, adosada a una ladera del Küh-é Rahmat (Monte de la Misericordia). A unos 50 km al nordeste de la ciudad de Shiraz, provincia de Fars (centro de los imperios aqueménida y sasánida), al sudoeste de Irán. 
    Los otros tres lados de la plataforma cuadrangular que sirve de base a Persepolis están compuestos por un muro de contención de sillares ciclópeos, variando de altura siguiendo la inclinación de la ladera de 4 a 14 metros). 
   En el lado Oeste una majestuosa doble escalera de 111 peldaños da acceso a la terraza, sobre la que se levantan las ruinas de varios edificios colosales, dispuestos ortogonalmente, construidos todos en una piedra gris oscura procedente del monte vecino, a menudo pulimentada hasta alcanzar la textura del mármol. Los sillares, de gran tamaño y cortados con la máxima precisión, fueron colocados sin mortero o argamasa, y muchos de ellos permanecen todavía in situ. Los palacios incorporaron elementos arquitectónicos procedentes de diversas tradiciones: meda, mesopotámica, griega y egipcia. 
   La mayor parte de la ciudadela de Persepolis fue excavada por el Instituto Oriental de Chicago en los años 30, y posteriormente por el Servicio Iraní de Arqueología. 
  
   Indice de textos 
  
  
  


Estilo artístico
  
   En el florecimiento de la arquitectura aqueménida que se produjo en Persepolis es evidente la influencia de la tradicional arquitectura elamita, hegemónica en el II milenio a C, cuyo carácter auténtico no se ha individualizado hasta fechas recientes gracias al hallazgo del ziggurat y el complejo de templos de Choga Zambil (Irán, cerca de Susa). 
Persepolis   Es también muy perceptible en Persepolis la influencia del arte griego, dado que Darío, al regreso de la guerra en el Egeo, se llevó consigo gran número de artesanos griegos. 
   El leit-motiv artístico persa aqueménida eran las tallas en piedra. Éstas se diferencian de las de Asiria, donde los relieves se usaban como decoración interior y tenían un contenido narrativo. En Persepolis entran a formar parte de la decoración exterior de los muros, lo que explica la ocasional monotonía de sus temas procesionales. El bajorrelieve plano y detallado de los grabados asirios dieron paso al sutil modelado de Persepolis, que recordaba el trabajo de los forjadores. Los ropajes sugerían, a la manera griega, las formas del cuerpo humano a través de las telas, y se daba un tratamiento más plástico de los temas humanos y animales, aumentando el efecto tridimensional de todos los relieves (foto10). Todo ello supuso una ruptura con los estilos mesopotámicos imperantes hasta entonces. 
   Innovadores fueron los capiteles escultóricos de las columnas, en los que a las formas animales mesopotámicas se añadieron enriquecimientos griegos y egipcios (foto33). Las columnas son estriadas, con basa en forma de campana invertida. Los capiteles combinan motivos griegos (como sépalos colgantes y volutas dobles) con egipcios (hojas de palma), y están rematados por impostas zoomorfas compuestas de dos animales unidos: toros, leones o grifos (foto04).
   Con la decadencia y ruina de Persepolis muere también el estilo aqueménida. Porque este arte quedó sin posteridad, y no sobrevivió nada de lo que constituyó su originalidad, como no fuere el lejano eco de los pilares de Ashoka, coronados de capiteles persas, en Sarnath, Mathura y Sanchi, lugares búdicos del Indostán donde subsistiría el último recuerdo de la irradiación mundial de Persepolis. 
  
   Indice de textos 
  
  
  

  
Principales edificaciones
  
   - Gran Escalera de Entrada 
   - Puerta de las Naciones, o de Jerjes 
   - Apadana o Salón de Audiencias de Darío I, con 36 altas columnas 
   - Escalinatas de acceso a la Apadana, con relieves del Desfile de las Naciones y de los Diez Mil Inmortales, así como combates de León y Toro 
   - Salón del Trono de Jerjes o de las Cien Columnas, rodeado de pórticos monolíticos con relieves en el intradós de luchas entre un héroe real y un Toro, un León o un monstruo mitológico alado 
   - Palacio de Darío 
   - Palacios de Jerjes y Artajerjes (vestigios) 
   - Tripylon o Sala Central de los Tres Pórticos 
   - Casa del Tesoro de Darío 
   - Museo 
   - Tumbas rupestres de Artajerjes II y III excavadas en el monte Küh-é Rahmat 
  
   Indice de textos 
  
  
  

  
- Puerta de las Naciones
  
   Se trata de un propileo o pórtico monumental, construido por Jerjes I, donde desemboca la gran escalera de entrada de Persepolis, y bajo el cual hay que pasar invariablemente para acceder a la ciudadela (foto01). Está flanqueado a modo de guardianes por pares de colosales toros alados androcéfalos (foto02), de cuyos precedentes estilísticos hay testimonios en el arte asirio (Khorsabad). Este portal, abierto por tres lados, se compone de una sala de 22 m de lado, cuya techumbre estaba soportada por cuatro columnas de piedra. 
  
  
  

Persepolis
- Apadana
  
   Llaman especialmente la atención las inmensas columnas, de 21 m de alto y coronadas con capiteles complejos con forma de toros, trece de ellas aún en pie, de la Gran Sala de Audiencias de Darío I, conocida como Apadana (foto12), nombre tomado de una sala similar construida por Darío en Susa. Esta gran sala hipóstila cuadrada, que debía medir 75 m de lado, y que sostenía un techo de madera de cedro con una superficie de 3600 m2, proporciones que sobrepasaban las de todos los palacios construidos hasta entonces, fue acabada por su hijo Jerjes. Podía albergar a diez mil personas. 
   El hecho de que la techumbre fuera de madera y no de piedra permitió que las columnas fueran tan altas, ligeras y distanciadas entre sí, contribuyendo a crear un espacio muy aéreo. El toque helénico se percibe en los acanalados y en el toro de las basas, análogos a los de los templos griegos. 
   Una inscripción en el muro de contención meridional recoge la famosa sentencia que pronunció Darío ante su gente: "Dios proteja a este país del enemigo, el hambre y la falsedad". 
  
   Indice de textos 
  
  
  

Persepolis  
- Escalinatas
  
   Las escalinatas de acceso a la Apadana y al Tripylon están literalmente cubiertas en sus muros externos y en la parte interna de sus parapetos de piedra por innumerables relieves de oficiales persas, medos y elamitas. Filas de soldados desfilando representan a los Diez Mil Inmortales, un regimiento persa de guerreros de élite. 
   En 23 escenas separadas por relieves de cipreses se describen a delegaciones de las zonas remotas del imperio que, conducidos por un heraldo persa o medo, portan obsequios para ofrecer al rey, con ocasión de la fiesta nacional del equinoccio de primavera (foto13).
   Un motivo escultórico que se repite en los muros externos de las escaleras es el del combate entre un león y un toro, simbolizando los persas y los asirios.
  
  
  

  
- Salón del Trono de Jerjes o de las Cien Columnas
  
   Los tejados de madera del burgo real de Persepolis, hoy desaparecidos, se apoyaban sobre columnas de piedra. Los muros de ladrillos de adobe también desaparecieron en su mayor parte con el tiempo, pero se conservan los pórticos de piedra que los perforaban, que muestran en su intradós relieves. Los grandes pórticos principales exhiben imágenes del rey entronizado y sustentado por súbditos. Los pórticos laterales, consistentes en enormes rocas horadadas, despliegan en sus paredes interiores impresionantes imágenes de héroes reales luchando cuerpo a cuerpo contra un toro (foto07), un león (foto09) o un monstruo mitológico alado, símbolo del Mal (foto08). 
  
   Indice de textos 
  
  
  

  
- Tripylon
  
   Es un complejo portal que separa en el centro de la ciudadela los edificios ceremoniales de las estancias reales, con los alojamientos para el harén rodeando un patio abierto. El acceso se daba a través de unas escalinatas ricamente decoradas en sus barandados con bajorrelieves (foto15). Al sudeste, el edificio del Tesoro se hallaba aislado por motivos de seguridad. Sobre los pocos muros que se conservan en piedra, aún se pueden admirar algunos de los mejores relieves de Persepolis (foto20).
Persepolis 
  
  

  
- Palacio de Darío I
  
   Se evidencia la influencia de la arquitectura egipcia en la forma de los pórticos que restan en pie. Hay que recordar que Egipto fue convertido en satrapía del Imperio Persa tras su conquista por Cambises, hijo y sucesor de Ciro el Grande, y predecesor de Darío. 
  
  
  

  
- Tumbas rupestres tardías
  
   En la parte oriental de Persepolis hay tres sepulcros excavados en la montaña. Sus fachadas, una de las cuales quedó incompleta, están ricamente ornamentadas con relieves, y evocan la fachada de un palacio aqueménida, con sus vigas sostenidas por capiteles de doble toro. Las tumbas acabadas pertenecen probablemente a los reyes aqueménidas tardíos Artajerjes II y Artajerjes III (foto23). La inacabada podría ser la de Arses, que no reinó más de dos años, pero es más probable que sea la de Darío III, el último rey de la dinastía aqueménida, que fue derrotado por Alejandro Magno. 
  
   Indice de textos 
  
 

   
Otros lugares del Arte Persa Aqueménida

Pasargadas 
   - Pasargadas (primera capital del imperio y lugar de la tumba de Ciro el Grande). 
   - Naqs-i Rustam (lugar de las tumbas rupestres de Darío I, Jerjes I y Artajerjes I). 
   - Susa (actual Shush, antigua capital administrativa de los aqueménidas). 
   - Teherán, Museo Arqueológico de Irán. 
  
  
  

  
PASARGADAS 
  
   Ciro el Grande, fundador del Imperio Persa a mediados del siglo VI a C, estableció sus cuarteles generales en Pasargadas, a 480 km al sudeste de Susa, años antes de que su sucesor Darío I emprendiera la construcción de Persepolis, 48 km al sur. En esta época ya se había desarrollado el nuevo estilo de construcción persa; pero mientras los edificios monumentales de Pasargadas estaban muy separados entre jardines y plantaciones, los de Persepolis se concentraban en una terraza. 
   Pasargadas, origen del imperio, fue también el lugar de enterramiento de Ciro. Su famoso mausoleo, un imponente monumento de piedra blanca que se eleva sobre siete escalones en medio de la llanura y termina en un techo a dos aguas, es llamada incorrectamente por los lugareños Tumba de la Madre de Salomón, y da la bienvenida al viajero que llega al paraje, como se la dio a Alejandro Magno en su conquista (foto26).
   A unos kilómetros al norte se pueden ver, diseminados entre campos cultivados, los escasos restos de palacios y pabellones reales, a nivel de basamento, con fragmentos de relieves escultóricos (foto28). En uno de los palacios, una columna de piedra de 13 m de altura ostenta la célebre inscripción trilingüe (persa antiguo, elamita y acadio), uno de los pocos testimonios epigráficos de época aqueménida en los que aparece el nombre de Ciro: Yo, Ciro, el Rey, el Aqueménida (foto27).
   Pasargadas ha sido incluido por la UNESCO en la lista del Patrimonio de la Humanidad en 2004.
  
   Indice de textos 
  
  
  


  

 
  
NAQS-I RUSTAM 
  
   A unos 6 km al nordeste de Persepolis se eleva un imponente acantilado rocoso en cuyas paredes se hallan excavadas, a considerable altura, cuatro tumbas similares entre sí (foto29). Este paraje se llama Naqs-i Rustam, y es el lugar de enterramiento de cuatro reyes aqueménidas.
Naqs-i Rustam   Una de las tumbas lleva dos extensas inscripciones en escritura irania mostrando expresamente que se trata del sepulcro de Darío I, hijo de Hystaspes. La primera inscripción contiene la que podría calificarse como la 'autobiografía política' del rey, y la segunda vendría a ser su 'testamento teológico y moral'. Según el historiador griego Ctesias, este sepulcro, al estar excavado a media altura en un acantilado, sólo se podía alcanzar mediante una escala de cuerdas.
  
   "Si ahora quieres saber cuántos son los países que conquistó el rey Darío, mira a las esculturas de los que ocupan el trono. Entonces sabrás, entonces darás por sabido: la lanza de un Persa ha llegado muy lejos. Entonces darás por sabido: un Persa ha librado batalla muy lejos de Persia."
   (Inscripción en la tumba de Darío I, en Naqs-i Rustam)
  
   Las otras tres tumbas de Naqs-i Rustam no contienen inscripciones, pero por su monumentalidad y disposición se puede deducir que nos hallamos con toda probabilidad ante los sepulcros de los sucesores de Darío: su hijo y heredero al trono Jerjes I, su hijo Artajerjes I y su nieto Darío II Nothus.
   Todas estas tumbas ofrecen invariablemente una fachada cruciforme, con aspecto de entrada de palacio. En el panel superior el rey está sentado ante el fuego sagrado, bajo la figura alada del dios Ahuramazda. Debajo de él hay una tarima apoyada en treinta figuras humanas que representan los países del imperio.
   Cada tumba disponía de una cámara sepulcral sencilla con suficiente espacio para contener de tres a nueve personas. La cámara quedaba cerrada tras el enterramiento, pero, tras el desmoronamiento del imperio aqueménida por las conquistas de Alejandro, todas las puertas fueron en algún momento forzadas y las tumbas saqueadas.
   En Naqs-i Rustam pueden verse también los restos del Ka'bah-i Zardusht, un Templo del Fuego aqueménida, uno de los dos que se conservan en Irán (el otro se halla en Pasargadas). Frente a las tumbas y al templo de fuego debió existir en su tiempo un parque o jardín (paradeisos).
  
   Tras la caída del imperio aqueménida, Naqs-i Rustam continuó siendo un enclave importante para los persas. A mediados del siglo III d C, los reyes sasánidas Ardashir I y su hijo Shapur I fueron representados en relieves monumentales esculpidos en la misma pared de acantilado donde habían sido excavadas las tumbas de los principales emperadores aqueménidas.
   Los sucesores de Shapur añadieron otros relieves al farallón rocoso, siempre debajo de las tumbas aqueménidas, como si quisieran reconocer la supremacía del glorioso imperio fundado por Ciro.
   Ver en fotoAleph fotografías de los relieves rupestres sasánidas de Naqs-i Rustam en la colección PERSIA RUPESTRE. El arte de los sasánidas.
  
   Indice de textos 
  
  
  



  

Susa 
SUSA
   
   Capital de los grandes reyes persas, en el antiguo país de Elam, conquistada después por Alejandro Magno. Sus antiguas ruinas se hallan dispersas sobre unos montículos en medio de la llanura llamada Khuzistan por los persas y Arabistan por los árabes, cerca de la actual frontera entre Irán e Irak. La ciudad ha conservado su nombre a través de su larga historia, hoy día como Shush. En la ciudad moderna se venera y es meta de peregrinaciones la supuesta tumba del profeta bíblico Daniel. 
   De clima templado en invierno pero tórrido en verano, Susa fue capital de invierno de la corte imperial persa durante la dinastía de los aqueménidas, siendo Ecbatana (la actual Hamadan, en Irán) la capital de verano. Darío I el Grande mandó construir sus principales palacios y fortificaciones, de forma que en su tiempo debió rivalizar en grandeza y magnificencia con Persepolis, la capital ceremonial de los aqueménidas. 
   Cerca de la Acropolis –donde se levanta una fortificación de fines del siglo XIX destinada a proteger a los miembros del Servicio Arqueológico Francés que trabajaban en las ruinas de las incursiones hostiles de las tribus árabes–, se hallan diseminadas las ruinas, a nivel de basamento, de la Ciudad Real. 
   Al noroeste se encontraba la Apadana, donde Darío construyó su residencia y otros palacios. Restos de las 72 columnas y fragmentos de capiteles de cabeza de toro, demuestran que el palacio sirvió de modelo para la posterior Apadana de Persepolis (foto31).
  
  
  
  

  






  
    


MUSEO DE TEHERAN 
  
   El Muzé-yé Iran-é Bastan o Museo Arqueológico de Irán contiene una buena colección de piezas de arte persa de la época aqueménida, procedentes en su mayor parte de Susa y Persepolis (fotos 33, 34, 35 y 36).
  
   Indice de textos 
  
  
  


   

PERSEPOLIS 
El esplendor de los persas 
 
Bibliografía

   - Michael Roaf, Mesopotamia y el antiguo Oriente Medio, vol. II. Atlas Culturales del Mundo, Ediciones del Prado, 1992 
   - Seton Lloyd, capítulos Mesopotamia y el Cercano Oriente, en Gran Arquitectura del Mundo, H. Blume Ediciones, 1981 
   - Seton Lloyd, Wolfgang Müller, Roland Martin, Arquitectura Mediterránea Prerromana, Editorial Aguilar, 1973 
   - Henri Stierlin (texto y fotos), Iran des batisseurs, Editions Sigma, 1971 
   - Peter Calmeyer, capítulo El arte oriental antiguo en el Imperio de los aqueménidas, en El antiguo Oriente, Plaza & Janés Editores, 1991 
   - Pierre Amiet, capítulo Susa. En el país del Elam; Bruno Genito, capítulo Pasargada. Ciudad gemela de Persepolis, en Arqueología de las Ciudades Perdidas, tomo 7, Editorial Salvat 
   - Harold Lamb, Ciro el Grande, Editorial Edhasa, 1993 
   - Mehrdad Bahar, fotos N. Kasraian, Persepolis (editado en Irán) 
   - Óscar López Fonseca, artículo El esplendor del Imperio. Persépolis, en revista Altaïr, número monográfico dedicado a Irán, la encrucijada de Oriente, 1999 
 
Indice de textos
  
  

 

     
  
FotoCD02
  
PERSEPOLIS
El esplendor de los persas
  
Indices de fotos
Indice 1  Persepolis
Indice 2  Persepolis
Indice 3  Otros lugares del Arte Persa Aqueménida
  
Indice de textos
Breve historia 
Reyes persas constructores de Persepolis 
Denominaciones 
Emplazamiento 
Estilo artístico 
Principales edificaciones 
- Puerta de las Naciones 
- Apadana 
- Escalinatas 
- Salón del Trono de Jerjes o de las Cien Columnas 
  
- Tripylon 
- Palacio de Darío I 
- Tumbas rupestres tardías 
  
OTROS LUGARES DEL ARTE PERSA AQUEMÉNIDA 
Pasargadas 
Naqs-i Rustam 
Susa 
Museo de Teherán 
Bibliografía 
 
  
  
Otras colecciones de fotos de Irán en fotoAleph


PERSIA RUPESTRE
El arte de los sasánidas

  
  Persia rupestre
  
   El impresionante y escasamente conocido legado artístico del imperio neo-persa.
CIUDADES DE PORCELANA
Arquitectura de cerámica en Irán

  
CIUDADES DE PORCELANA
  
   Imágenes de las legendarias Isfahan y Shiraz, escenarios de fantasía surgidos de un cuento de Sherezade.
  
  
  

   
  
FotoCD02
  
PERSEPOLIS 
El esplendor de los persas
   
46 fotos on line
  
Fotografías: Eneko Pastor
Realizadas en Persepolis, Naqs-i Rustam, Shush y Teherán (Irán)

© fotoAleph
© Copyright fotoAleph.
All rights reserved
www.fotoaleph.com
  

   Indice de textos
  
   
  
  


fotoAleph
  
Principal  |  Exposiciones  |  > Colecciones  |  Galeria Pintura  |  Autores  |  Compra  |  Preguntas  |  Enlaces
  

Exposiciones

Galería de Pintura

Fotografía
Colecciones
  
   
Suscríbase a fotoAleph  |  Exhiba sus fotos en fotoAleph  |  Exhiba sus pinturas en fotoAleph
  
Principal  |  Exposiciones  |  > Colecciones  |  Galeria Pintura  |  Autores  |  Compra  |  Preguntas  |  Enlaces
  
© fotoAleph
centro de documentación fotográfica y visual
e-mail: info@fotoaleph.com